Hoy, si hablamos de ella, puede que la encuentres manifestada en la estela de una fragancia, en una mueca irrepetible, en el ademán de sus manos al ceñir la botonadura del abrigo, en una, dos, o mil batallas, en la planta que palpita selvática desde hace más de 20 años, en una caligrafía, en la fantasía que conseguía suscitar de las escenas fabulísticas que te releía cada noche, en sus demonios, en la melodía de aquella antigua banda sonora que tararea una y otra vez, en una jubilosa remembranza, en el destello de las gemas que coronan una arcaica sortija, en su melancolía…

Hoy, día de la madre, os alentamos a que nos describáis cómo y dónde la veis reflejada, a que nos enumeréis aquellos imperceptibles detalles que componen su persona y, por supuesto, a que nos la mostréis en un recuerdo revelado en forma de fotografía.

Hoy, y siempre, se lo dedicamos a ella.

| Envía tus fotografías e historias |

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This